Porcentaje de rebote: qué es y cómo evitarlo

¿Has intentado visitar un sitio web y este no carga pronto, la paleta de colores es inadecuada o causa malestar visual, o de pronto dice tratar sobre un tema y desarrolla otro, o dicho tema está mal desarrollado, o aporta poco valor?, ¿cuánto tiempo has pasado visitando el sitio? Si has durado menos de 30 segundos (más o menos), has rebotado.

El porcentaje de Rebote (o Bouncing Rate, en inglés), es el indicador más sincero con que contamos para “juzgar” nuestro sitio web. El internauta en la mayoría de los casos no va a perder tiempo valioso intentando comprender la idea que se quiso comunicar mediante la disposición de determinados colores o esquemas en un sitio web (a menos que este sea su propósito, digamos, un diseñador), así como tampoco el porqué de la colocación de de los objetos web, el carrito de compras o cualquier otro objeto de tu sitio y cómo estos responden a las sutilezas visuales que la combinación de colores (ya criticados también) genera. Tampoco a buscarle el sentido último que el autor le quiso dar a un determinado contenido. Si tu sitio web no es agradable y ofrece una experiencia de navegación atractiva y contenido relevante para tu audiencia, no funciona. Punto.

Este indicador debe interpretarse con cuidado, pues también depende de las funcionalidades que ofrezca tu sitio web. Por ejemplo, si tienes un site con contenido fijo, estático, probablemente el tiempo de exploración del visitante sea corto. Esto generaría un porcentaje de rebote muy alto, pero no implica que el sitio web cumpla su cometido. Se calcula de la siguiente forma:

Las causas principales por las cuales este indicador aumenta las comentamos al inicio. Google las resume en las siguientes:

Sitio de una sola página (one-page)

La información que se ofrece es puntual, lo cual reduce el tiempo de exploración del visitante. En este caso, no recomendaría el uso de este indicador, pues no aportaría mayor información.

Implementación incorrecta

Se debe más a detalles, errores u omisiones de códigos de seguimiento de los sitios web que se están midiendo. Este aspecto técnico distorsiona este indicador.

Daño del sitio

Tiene que ver con la arquitectura del sitio web, su usabilidad y demás aspectos de diseño. Está más asociado con la experiencia del usuario poco placentera o satisfactoria.

Contenidos irrelevantes o de poco valor

Esta es una de las causas más importantes a revisar, pues si el contenido no es del agrado de la audiencia el porcentaje de rebote será muy alto.

Para tener un menor porcentaje de Rebote deberías revisar lo siguiente:

Haz que tu sitio web cargue rápidamente

Los usuarios no esperamos, de modo que tu sitio web debe ser ágil y fluido.

Evita la publicidad intrusiva

Los Pop-Ups, banners, y Landing Pages mal diseñadas y que no permiten navegar con comodidad son una de las causas principales del aumento del porcentaje de rebote. Ciertamente, es importante tener estrategias de conversión y las herramientas que nos lleven a ello, pero debes emplear métodos que permitan una experiencia de navegación agradable en tu sitio web que permitan la generación de Leads.

La presentación del contenido es importante

Textos cortos, uso de imágenes relacionadas, e incluso, apoyo de contenido multimedia es bien apreciado en un artículo. También, considerando el tipo de sitio esto puede aplicar o no.

Provee al visitante de herramientas de navegación en tu sitio web.

Esto ayuda a que se pueda recorrer la página y sus diversos contenidos con facilidad. No olvides el botón “back”.

Estimula el tráfico dentro de tu web

Enlaces a los artículos más comentados, a material descargable o a promociones son una buena alternativa para hacer que tu audiencia se quede más tiempo en tu sitio y así aumentes las posibilidades de conversión o venta.

No te olvides de la versión Móvil de tu sitio.

La mayoría de los contenidos se leen desde el móvil. Considera si esto aplica para tu audiencia y toma las acciones necesarias.


Blog corporativo: motivos para tener uno

Todos los proyectos web independientemente de su sector requieren un trabajo constante para preservar o aumentar su visibilidad en Google. Cada vez están quedando más atrás aquellas páginas web de empresas cuyo objetivo era mostrar sus servicios en internet o información normalmente útil para el posible cliente.

A continuación veremos las causas por las que cada vez más las empresas están utilizando un blog:

Interacción usuario - empresa

Con la llegada de la web 2.0, surge la interacción entre el usuario y la empresa, ya sea por vía de las redes sociales o sus propios canales. Está claro que las empresas deben marcar una presencia en internet, creando una figura de diálogo.

Te muestra como experto

Contrariamente de lo que muchos opinan, hablar en una parte de tu web sobre lo que haces, tus productos o servicios te muestra como un profesional en la materia ante tus clientes.

Imagina por un momento que tienes una tienda pequeña desde hace mucho tiempo y por tanto conoces todos los productos que vendes a la perfección, los recomiendas a tus clientes y les asesoras en qué comprar en cada situación, <b>¿no crees que si hicieses artículos en tu blog siguiendo este perfil no proporcionaría confianza a los clientes?

Proporciona confianza

¿Confiarías en una tienda online que no tiene nada de actividad en las redes sociales? en un principio no ¿verdad? con una web corporativa ocurre lo mismo, tener un blog activo (con al menos una entrada semanal) quiere decir que hay alguien detrás de la web que cuida su aspecto y se preocupa por mostrar actividad.

¡Ojo! para generar una confianza al cliente no se trata de publicar por publicar, sino publicar contenido relevante que encaminen a tu target (objetivo de ese artículo o página web). Crea tu propia estrategia para que todos los artículos tengan el mismo aspecto, no descuides cómo hacer un artículo más atractivo, utilizar lenguajes inapropiados, etc...

Crea marca

Contar con un blog y publicar contenidos relevantes hace que tu marca quede relacionada a tus contenidos, por lo que el cliente dejará de verte como una empresa que únicamente venda productos, si no como una empresa que sirve como fuente de información útil y de calidad.

Pero, ¿De qué escribir? Sencillo, trata temáticas relacionadas con lo estás acostumbrado y generen un interés a tus cliente (ponte en el lugar del consumidor y pregúntate ¿qué me gustaría saber sobre esta empresa?), por ejemplo, si tienes una empresa de telefonía móvil, un artículo sobre cómo ahorrar en tu factura del teléfono.

Mejora tu posicionamiento SEO

Un blog activo con contenido de calidad es muy útil, además de por todas las estrategias mencionadas anteriormente, porque muestra a Google que estás vivo, que produces contenido para tus clientes.

Si tus clientes te preguntan dudas relacionadas con tu negocio tu las respondes con el fin de ayudarles con la venta y generar una satisfacción ¿no?, pero si a un cliente la ha surgido una duda sobre un producto (que no estaba suficientemente claro) habrán más personas a las que surja la misma duda ¿verdad? si hago un artículo aclarando aspectos de este tipo me aseguraré que posibles clientes (aquellas personas que busquen sobre el problema en Google) vengan a mi web.

Todos hemos escuchado alguna vez esta frase de Google: "El contenido es el rey", en parte es cierto,pero no hay que descuidar las técnicas SEO, ya que al fin y al cabo harán que tu contenido se posicione como deseas.

Te ayuda a conocer y conectar con tus clientes

Un blog es una herramienta de debate y comunicación, podrás ver qué piensan sobre los artículos (con los comentarios), cuales gustan más (mediante analítica web), de esta forma obtendremos un feedback muy valioso con el cual aprender, corregir estrategias e ir mejorando continuamente.

Además, puedes enlazar el blog a tus redes sociales, para atraer así público que ya te conoce para recordarle lo que haces y cómo lo haces, en definitiva, si creas grandes contenidos y los enlazas con tus redes sociales conseguirás una gran virilidad: Tus artículos se compartirán, llegando estos contenidos a más gente que podrán traducirse en posibles clientes.


Cinco Estrategias de Marketing Online para vender más.

El mundo online vino y nos hizo la vida sencilla. Es medible, es accesible y sobre todo, es efectivo. No obstante, tiene su ciencia, y no siempre sustituye la experiencia que implica una interacción física o presencial. Es común caer en la tentación de pensar que con cualquier cosa que hagamos para promocionarnos en la web será suficiente para captar muchos clientes y las ventas que se originen de esto. Es común también (aunque ya no tanto) pensar que algún tipo de negocio no necesita estar en la Web para ser exitoso. Todo en su justa medida.

Internet potenciará la intención de compra de tu producto o servicio, pero, finalmente, serán las bondades o beneficios de aquello que ofrezcas lo que convencerá a tu cliente. Con esto digo que debes ofrecerles opciones para que decida por ti en ambos mundos, el virtual y el físico.

El consumidor de Internet es conocedor de lo que quiere y le gusta, y usualmente recurre a la web para conocer todo lo que necesita sobre algún producto o servicio. El consumidor que no usa Internet valora la experiencia de compra, la atención, recomendaciones y por supuesto, buenos precios y beneficios. En ambos casos se busca una sola cosa: establecer una buena relación.

Es aquí donde tus estrategias de mercadeo online y offline deben estar alineadas para transmitir tus mensajes en forma efectiva, de modo que puedan convertirse en ventas y rentabilidad para tu negocio.

Construye tu marca y difúndela

Un saludo personalizado, atención por video, algún chat de ventas, atención e información sobre nuevos productos o servicios a través de Social Media, mensajes particulares por celebraciones o aniversarios son algunas de las opciones para demostrar cercanía con el cliente. Esto, dependiendo de sus gustos y necesidades puede ser un elemento diferenciador de tu negocio.

Ayuda a crecer a tus clientes

Aquí entra la generación de contenido valioso para ellos, sean manuales, demostraciones en video, cursos, entre otros, los cuales enriquecen la experiencia de compra de los mismos y permiten publicidad viral a través de sus propios contactos. También, el desarrollo de buenos sitios web, un proceso de compra online bien pensado, persuasivo, y opciones de servicios adicionales como envoltura para regalos, envío a domicilio, y cualquier otro que aplique en tu negocio. Si tus clientes mejoran probablemente tu negocio también mejorará.

Cuida la relación

los clientes no son billeteras de dinero, ni tampoco tarjetas de crédito, son personas, y siempre debes tener esto en cuenta. Cuando alguien decide comprar en tu negocio, sea este un local o un sitio web, está depositando su confianza en ti, la cual es mucho más valiosa que un puñado de billetes. Recuerda esto. Aquí puedes pedir sus datos de contacto para que privilegies el contacto directo del que ya te hablé. Además, esto te sirve para generar una base de datos de tus clientes, darles seguimiento a sus compras y/o recomendaciones y premiarlos cuando se presente la oportunidad. Aquí el uso de las Redes Sociales es vital.

Revisa constantemente todas estas estrategias

los gustos cambian, la economía incide sobre nuestras decisiones de compra y es tu trabajo hacer que tus clientes sepan que ellos son importantes para ti. Revisa sus opiniones, de vez en cuando interactúa con la competencia para saber qué están haciendo y mejora todo lo mejorable en tu negocio. Esta es la clave.

El Mercadeo Digital no es más que técnicas para pulir la piedra, que eres tú. Espero decidas ser un diamante.


Qué son CTR, CPC, CPM y RPM y cómo mejorarlos

Toda estrategia de Publicidad Online tiene como objetivo promocionar un producto o servicio. Esto es posible a través de varias herramientas como la creación de contenidos (infografías, e-books, formatos, plantillas e información que sea de valor o utilidad) que se le pueda “obsequiar” a tus consumidores, o bien a través de la creación de productos editoriales más formales, como un blog o una página web. Este acceso a los contenidos será posible mediante links, banners o demás enlaces patrocinados a través de cualquier sitio web, red social o e-mail con el cual se relacione nuestro producto o servicio.

Todo esto suena bien, pero nos falta algo importante: En el mundo online, las métricas son indispensables para evaluar la efectividad de nuestras acciones de mercadeo, por lo que necesitamos medir los resultados obtenidos.

En el caso de la Publicidad Online, el uso de estas métricas nos permite evaluar lo que llamamos Retorno de la Inversión (ROI, en inglés). Sea con e-mails, páginas web o incluso Redes Sociales tenemos indicadores que permiten conocer qué tan efectiva ha sido la implementación de una campaña publicitaria, su alcance, y también, el nivel de aceptación que nuestros contenidos han tenido en los consumidores. Así podemos afinar nuestras estrategias y llegar al público ideal, que es aquél dispuesto a convertirse en nuestro cliente.

Las métricas vienen principalmente de Google, el gigante de la Web. Prácticamente ha creado un modelo de negocio alrededor de sus servicios e influencia en la forma en que usamos Internet, ofreciendo opciones con las cuales los anunciantes puedan tener mayor presencia en la red. AdSense y AdWords son sus caballos de batalla en esta lucha épica de clientes y anunciantes por el posicionamiento y visibilidad en sus plataformas.

Cuando hablamos de publicidad en sitios web y blogs existen infinidad de métricas para evaluar los resultados, pero antes, aclaremos unos conceptos (que a su vez son métricas también):

Número de impresiones

Una impresión consiste en un usuario único -identificado por la IP de su dispositivo-, que accede a una página donde aprecia una pieza publicitaria o anuncio. Se mide el número de veces que ha sido visto un sitio web como un todo (Page Views), el número de piezas publicitarias que se ven en el sitio web (Page Impressions), o el número de piezas vistas (Ad Impressions).

Número de consultas (queries)

Es el número de solicitudes hechas a Google para mostrar un bloque de piezas publicitarias.

PPC = Pay per Click, o Pago por Clic.

Es una modalidad en la cual se puede “comprar” un enlace patrocinado, usualmente ubicado en secciones que los buscadores destinan para este fin. Las posiciones en los listados que ofrecen son logradas mediante subastas, conforme al presupuesto que tenga el anunciante y la puja que éste realice, así como una adecuada selección de palabras claves que permitan una búsqueda más precisa del negocio, producto o servicio que se promocione. Esto es un ejemplo de búsqueda patrocinada. Google, a traves de Adwords es uno de sus principales promotores, aunque últimamente Facebook ha incursionado en esta modalidad.

CTR = Click Through Rate, o Tasa de clics

Mide la proporción de clics hechos en un banner (u otra pieza publicitaria) sobre el total de impresiones, páginas vistas o consultas realizadas, según aplique. Se consideran valores normales un factor entre 0,1% y 1%. Esto dependerá del tamaño de la campaña, la empresa y el tiempo de duración.

Así, si una página web ha sido vista 1000 veces y ha sido clicada 10 veces, su CTR será:

Formula_ctr

CPM = Costo por Mil (impresiones)

Como se indica, es el costo que se paga por cada mil impresiones en un sitio web. El precio se determina en función de las ubicaciones en las cuales quieren que aparezca la misma y el monto dispuesto a pagar. Esta modalidad es común en portales de videos como YouTube, y compite con el CPC en las subastas que Google realiza. También es búsqueda patrocinada.

RPM = Ganancia (Revenue) por Mil

Parecido al CPM, este indicador mide la proporción de clientes por cada mil impresiones. Acá se entiende por “Cliente” aquél usuario que vio un anuncio, hizo clic en el mismo y completó el proceso de conversión (sea una venta efectiva, o el llenado de un formulario, dependiendo del objetivo de la campaña). Es un indicador que mide el nivel de monetización a partir de cada mil impresiones, y es una métrica apropiada para medir el ROI en función a las ventas.

Si un anuncio tiene 100.000 visitas y del mismo se obtiene una ganancia de € 2.000, el RPM sería:

formula_rpm

¿Cómo mejorar tus métricas en Internet?

Si bien existen opciones de pago para promocionar tus contenidos eso no garantiza que a la gente le guste lo que ofreces. La clave es el contenido.

Los clientes buscan productos y servicios que tengan valor, utilidad práctica y que ofrezcan una experiencia placentera. ¿Si vas a un restaurante donde el olor de la comida es desagradable comerías allí? Seguro que no. Y esto pasará así te haya encantado el comercial que subieron a la web y seas seguidor de todas sus redes sociales. Igual pasa con los contenidos. A continuación una serie de recomendaciones:

Identifica tu audiencia

Si vendes hielo, no le vendas a esquimales. Tu promoción debe enfocarse a tu público objetivo. Construye tus Buyer Personas, afina la estrategia de tu negocio y evalúa cuáles son los segmentos de mercado a los cuales quieres llegar. Las herramientas de analítica web permiten ese pequeño milagro de llegar a nuestros nichos de mercado con menos esfuerzo y un ahorro considerable de recursos. Esto, más un landing page donde recoger los datos de contacto de tus clientes es vital.

Concentra tu promoción en los puntos fuertes de tu producto/servicio.

Ellos serán ese rasgo distintivo que, unido a una buena estrategia de comunicación publicitaria gustará tanto a tus clientes.

Gestiona adecuadamente tus redes sociales

Lo que no se comunica, no existe. Las RRSS son el nervio de Internet, permiten interactuar con las audiencias y conocer de primera mano su opinión sobre nosotros. Tus contenidos pueden ser difundidos a través de las mismas, generando mayor interacción con tu marca. No olvides esto.

SEO, SEO y más SEO

La creación de contenido viral es indispensable, pero su búsqueda en Google o Bing debe ser fácil y precisa. Buen uso del lenguaje, títulos empoderados, audaces, empleo de palabras claves, etiquetas y encabezados HTML, imágenes con sus etiquetas, son cosas que debes considerar a la hora de crear contenido que pueda compartirse rápido y fácil a través de las redes.

No olvides la usabilidad de tu sitio web

Pudiste haber hecho todo lo anterior, pero cuando tu cliente da clic a tu página esta se tarda 15 segundos en abrirse. En 1998 esto era aceptable, pero no hoy día. Páginas modernas, agradables a simple vista, buen diseño, buena arquitectura y usabilidad, además de contenido relevante y actual es vital para elevar esas métricas hasta el infinito.

Finalmente, buen diseño y calidad en tus piezas publicitarias.

El producto debe ser único y exquisito, por ende, su empaque (la publicidad en nuestro caso) debe serlo también. Buen uso de los colores, una tipografía adecuada e imágenes bien pensadas son esenciales. Tu propuesta de valor debe estar siempre presente, incluso aquí. Cada vez somos más audiovisuales, por lo que apreciamos contenido que use estos recursos y lo haga de forma genial.

Las métricas son solo eso, métricas. El resultado depende de ti y todo lo que hagas.